×
Desafíos creados por la inteligencia artificial en la propiedad intelectual:
Introducción
Regístrate
Alana por la innovación

Desafíos creados por la inteligencia artificial en la propiedad intelectual

El Conocimiento y la creatividad son bienes valiosos, y que juntos pueden ser rentable y deseado. Para garantizar la seguridad de los inventores, está la …

Tiempo de leer: 10 min

El Conocimiento y la creatividad son bienes valiosos, y que juntos pueden ser rentable y deseado.

Para garantizar la seguridad de los inventores, está la  propiedad intelectual (PI). Ella ha sido desafiada por la ascensión de la inteligencia artificial (IA) y la capacidad de las máquinas para crear de forma autónoma. 

¿En este texto, abordaremos el concepto de PI, sus tipos y beneficios, además de comprender el impacto de la IA y responder a la siguiente pregunta: quién es el dueño de la propiedad intelectual de las creaciones realizadas de manera independiente por una máquina?

Recomendación de lectura: Inteligencia artificial: una breve explicación sobre su evolución en el mundo.

¿Qué es la propiedad intelectual?

La propiedad intelectual es un área del derecho responsable por garantizar, a través de leyes y buenas prácticas, que el conocimiento sea un bien privado y protegido.

De acuerdo con World Intellectual Property Organization (WIPO): “la propiedad intelectual está relacionada con las creaciones de la mente, como las invenciones; obras literarias y artísticas; diseños; símbolos, nombres e imágenes utilizados con fines comerciales.”

 El WIPO es una agencia independiente y con la misión de encabezar la creación de modelos de PI que garantizan la innovación por el bien de todos y también la protección legal para el inventor.

Tipos de propiedad intelectual

Para la WIPO, la propiedad intelectual se puede dividir en dos categorías: propiedad industrial y derechos de autor; la Asociación Brasileña de Propiedad Intelectual prefiere agrupar la propiedad intelectual en tres ramas:

Propiedad industrial

La propiedad industrial es regulada por la  Ley n.º 9.279/96   e incluye patentes industriales, marcas, dibujos e indicación geográfica (IG). Abarca las actividades industriales tanto de empresas como de particulares; y asegura al propietario la exclusividad para fabricar, vender, importar, usar y vender la invención.

Algunos ejemplos son: 

La Ley nº 9.610/98 garantiza los derechos de autor de las obras intelectuales, incluidos libros, música, fotografías, software, películas, documentales, eventos, etc.; es decir, todo lo relacionado con obras artísticas, literarias y arquitectónicas.

Los derechos de autor se pueden dividir en dos frentes: derechos de autor y derechos conexos. 

Por ejemplo, en el caso de la creación de una obra literaria y su interpretación en el teatro. El derecho sobre la obra original pertenece al autor, y su interpretación por otra persona, y de otra forma, se considera un derecho conexo.

Protección sui generis

Este modelo se considera un «híbrido legal». Es una figura intermedia entre la propiedad industrial y los derechos de autor, e incluye:

1.  Topografía del circuito integrado, como se explica en  la Ley n.º 11.484, lo que explica los incentivos a las industrias de equipos de TV digital y componentes electrónicos.  

2.  El cultivar, que consiste en la reproducción o multiplicación vegetativa de una planta.

3.  Conocimiento tradicional asociado a los recursos genéticos, de acuerdo con la Convención Sobre la Diversidad Biológica y del Decreto n.º 2.519.

Propiedad intelectual de productos de tecnología.

El software se caracteriza como derecho de autor por la Ley n.º 9.609/98, popularmente conocida como “Ley de Software”. 

La ley aborda específicamente la protección de la propiedad intelectual y la comercialización de programas informáticos, además de disponer que estén protegidos de la misma forma que las obras literarias.

 En este caso, el registro del código fuente del software debe realizarse en el  Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI), y su validez es de cincuenta años.

Recomendación de lectura: Regulación de la inteligencia artificial: entienda el debate global

Órganos reguladores en Brasil

El INPI es la agencia responsable principal para los registros de marcas y la concesión de patentes. Sin embargo, el INPI es exclusivo del sector de la propiedad industrial, con algunas excepciones, como el software.

Biblioteca Nacional: realiza el registro de producciones literarias, artísticas, científicas y musicales.

Escuela de Música de la Universidad Federal de Río de Janeiro: garantiza la propiedad intelectual de las composiciones musicales

Escuela de bellas artes Universidad Federal de Río de Janeiro: registro de proyectos de artes visuales, como dibujos, grabados, pinturas, etc.

Consejo Federal de Ingeniaría, Arquitectura y Agronomía (CONFEA): mapas, proyectos arquitectónicos, mapas geográficos, etc. 

Acuerdos y leyes sobre la propiedad intelectual

Brasil es parte del Acuerdo sobre los Aspectos de la Ley de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Viajes), que fue creado por Organización Mundial del Comercio (OMC), y establece el estándar para la protección de la propiedad intelectual. 

Todos los países participantes deben asegurarse de que las leyes nacionales se ajustan a la norma establecida en TRIPS.

La Ley nº 9.279/1996 regula la propiedad intelectual (PI) en Brasil.

Impacto de la inteligencia artificial en la PI

La inteligencia artificial impacta varias áreas, debido a su alta capacidad de interpretación de datos. 

La tendencia es que sigua transformando la manera que trabajamos y vivimos, más allá de afectar cadenas de la producción y de la distribución, como ha hecho ya con la educación,  la salud y con la economía.

Para el sector de la propiedad intelectual, el principal desafío es la evolución de la máquina (machine learning), que permite que los algoritmos capaces de desarrollarse enseñen la máquina sobre cuál las acciones a llevar a cabo.

Este aprendizaje automático hace que un programa sea tan inteligente que puede crear distintas cosas, como textos y pinturas.

Vea los ejemplos:

El programa GPT-3 puede crear textos diversos e incluso Letras de las canciones. El modelo fue desarrollado por OpenAI, a través de deep learning, una de las técnicas más avanzadas de machine learning.

El humano solo necesita alimentar un mensaje con instrucciones iniciales y el GPT-3 hace el resto del trabajo.

 La Ai-Da es un robot de inteligencia artificial ultrarrealista y es considerado un artista. 

Es capaz de realizar dibujos abstractos, esculturas y también retratos, ya que tiene cámaras en sus ojos que, en conjunto con algoritmos de IA, procesan la imagen y ordenan a los brazos robóticos que hagan un dibujo.

Para la WIPO, la cuestión principal sobre la propiedad intelectual de obras como las mencionadas anteriormente está relacionada con la creatividad. 

 ¿Es creativa una máquina de inteligencia artificial? ¿Es posible considerar a Ai-Da como una idealizadora, ya que ella misma es una creación?

Otro ejemplo interesante es el proyecto  The Next Rembrandt, eso utilizó la inteligencia artificial de analizar las pinturas originales del artista y de crear una nueva bajo los estándares del pintor original. 

El proceso era el siguiente:

¿Cómo él está la Ley Brasileña de la Propiedad Intelectual?

Por defecto, la propiedad intelectual abarca las creaciones de la mente humana y la ley brasileña requiere que un individuo sea el autor de una obra.  Por lo tanto, una máquina no puede tener derechos de autor.

Este tema es muy controvertido. 

En teoría, sin derechos de autor, el trabajo creado por una inteligencia artificial queda desprotegido y pasa a ser de dominio público, lo que no resulta atractivo para las empresas que invierten en el desarrollo de tecnología. 

Si no hay derechos de autor para la empresa que desarrolla inteligencia artificial para obtener ganancias de alguna manera, no hay incentivo para crear nuevas tecnologías.

Solución posible: Modificar la legislación para que los derechos de autor de las obras literarias, artísticas y de otro tipo sean entregados al creador de la inteligencia artificial responsable del resultado final. 

Beneficios de usar IA en propiedad intelectual

La inteligencia artificial también es aliada de los reguladores de la propiedad intelectual.

La WIPO ha explorado el uso de la inteligencia artificial para agilizar el proceso de registro de patentes y también tiene la intención de utilizar la tecnología para buscar en la base de datos mediante el reconocimiento de fotografías, patrones, etc.

Para Francis Gurry, ex director general de la WIPO, el volumen de solicitudes es el  principal factor que incentiva el uso de inteligencia artificial, en la gestión de la propiedad intelectual. Él cree que las herramientas de inteligencia artificial aumentan la calidad del proceso. 

A pesar de los desafíos y la complejidad que la inteligencia artificial puede traer a la propiedad intelectual, esta es una discusión necesaria y urgente. La IA seguirá evolucionando y las leyes y reglas deben adaptarse a la realidad de un mundo tecnológico.
Escuche la segunda temporada del Podcast Inside Alana  y descubra cómo los humanos se están inspirando en la inteligencia artificial para la resolución de los problemas mundiales